Los encantos de esta ciencia sublime, las matemáticas, sólo se le revelan a aquellos que tienen el valor de profundizar en ella. Carl Friedrich Gauss

sábado, 9 de octubre de 2010

PENSAR MATEMÁTICAMENTE

Cuando le proponemos a nuestros alumnos actividades como cubrir un espacio con pentominós de distintas clases sin cortar ni superponer ninguna pieza, encontrar el mínimo número de colores que se necesitan para colorear un mapa con la condición que dos países vecinos no queden pintados del mismo  color o  un concurso de fotografías con un tema geométrico como puede ser líneas paralelas, rectas, ángulos  pudieran  parecer actividades desligada de la clase de matemáticas; sin embargo no es así. Este precisamente es el tipo de actividades en la que los niños  pueden enfrentarse verdaderamente a lo que significa "la resolución de problemas", ¿por qué?. 

En la mayoría de los problemas que se proponen habitualmente a nuestros estudiantes, éstos conocen de antemano el método que deben seguir para encontrar la solución; por tanto, a lo único a lo que verdaderamente se enfrentan es a tener cuidado en aplicar correctamente ese método. Sin embargo, ante problemas del tipo de los que se plantean, los estudiantes desconocen el método que hay que seguir. Se trata entonces de encontrar y probar distintas estrategias, de ir deduciendo poco a poco una manera de resolver el problema, se trata, nada más y nada menos que de pensar.

Realizando este tipo de actividades, los alumnos  tendrán la experiencia no sólo de resolver realmente un problema sino además, de entender mucho más claramente qué es un "problema matemático". Tendrán la oportunidad de aprender también, que esa idea de que en las matemáticas siempre hay una "respuesta correcta" no es más que un mito. Tendrán la oportunidad de experimentar, sin ayuda de nadie, el hecho de que en matemáticas hay muchas estrategias, muchos caminos para resolver un problema.

Sabemos que las matemáticas se hacen así: una y otra vez sobre la misma historia, sobre el mismo problema, desechando las estrategias que no funcionan y buscando hacer más sencillas las que sí. Y cuando esto se ha hecho muchas veces, sucede como en todo, se adquiere habilidad para hacerlo. De la misma manera sucede en matemáticas: se adquiere habilidad para resolver problemas, para buscar y encontrar estrategias, se aprende a "pensar matemáticamente" y  los docentes habremos aprovechado una valiosa oportunidad, utilizando  un pretexto interesante y divertido para hacer que nuestros alumnos usen la imaginación y la creatividad, un gran pretexto para pensar y aprender. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada